noviembre 06, 2008

Siempre hay alguien para escuchar


Ay, José, que frase más acertada! Cómo con un puñado de palabras diste vuelta mi visión del presente en un páfate.

Me estuve haciendo ecos y lágrimas durante este último tiempo sobre la soledad que nos une y no caí en la cuenta de semejante poder: el de escuchar.

Gracias, amigo, por hacerme recordar que tengo oídos y debo dejarlos ser.

A propósito, un texto lindísimo de Gianni Rodari,

La Oreja Verde
Un señor maduro con una oreja verde

Un día, en el expreso Soria-Monterde,

vi subir a un hombre con una oreja verde.

Ya joven no era, sino maduro parecía,

salvo la oreja, que verde seguía.

Le dije: Señor, usted tiene ya cierta edad;

dígame, esa oreja verde,

¿ le es de alguna utilidad?

Me contesto amablemente:

Yo ya soy una persona vieja,

pues de joven sólo tengo esta oreja.

Es una oreja de niño que me sirve

para oir cosas que los adultos

nunca se paran a sentir;

oigo también a los niños

cuando cuentan cosas

que a una oreja madura parecerían misteriosas...

Así habló el Señor de la oreja verde

aquel día, en el expreso Soria-Monterde.
Gianni Rodari

3 comentarios:

josé dijo...

No podía esperar menos de vos Vero, sabes que tenemos nuestro mundo particular pero también ese donde nos damos sin preguntar y de a poco construimos algo que nos endulza cualquier momento por más amargo que sea. Mira que dos buenas razones tienes contigo. Digo por Juan y Lauri, es para empujar con todo verdad? // María José me dijo que te invita a ser parte de Preludio. Cuando quieras se lo comentas y encaramos desde nuestra patria chica otro camino para decir y decir, que en definitiva es para todos, sino qué?. Un abrazote.

M. Jose dijo...

Hola Vero, es importante escuchar, yo diría que lo más...
Sí, le dije a José que me gustaría que entrases a formar parte de Preludio, te dejo mi cuenta de correo para que te pongas en contacto conmigo...no acepto un "no". Te espero
gaoalma@gmail.com
Un beso para ti y tus hijos que son preciosos.
MJ

juan dijo...

excelente relato! quiero mi oreja verde!